martes, 5 de octubre de 2010

6 Formas de Empoderar Tu Liderazgo A Través De Tu Inteligencia Emocional

Resumen: las emociones son el mejor indicador natural con el que cuentas para medir el estado mental en que te encuentras. Aprendiéndolas a interpretar y manejar te ayudará mucho para desbloquearte y liberar todo tu potencial como líder. Lee este artículo para que descubras cómo.


Al manejar inteligentemente tus emociones, estarás creando las condiciones propicias para construir un liderazgo fuerte y poderoso, aquí te proporciono algunas recomendaciones sobre cómo hacerlo.

1. Enojo/ira
Su función es dotarte de energía suficiente para que realices acciones vigorosas que te ayuden a superar obstáculos y dificultades.

Si eres un líder que se enoja con bastante frecuencia o eres regularmente iracundo, significa que percibes tu alrededor lleno de impedimentos, estorbos, molestias y obstrucciones.

Recomendación: no es malo enojarse de vez en cuando, pero si de manera regular te sucede, entonces tienes que aprender a fluir con el proceso de la vida.

Los obstáculos no son un estorbo: ayudan a perfeccionarte. Aprende a tomar la adversidad como tu maestra o afinar tus habilidades de liderazgo si ves a las personas como impedimentos para conseguir lo que buscas o si no se desempeñan bajo los estándares que deseas.

Resultado: tu liderazgo reflejará un mayor equilibrio y liberarás de tu vida una gran carga adicional de estrés y tensión que no ayudan a tu salud.

2. Miedo / Inseguridad
Te prepara para enfrentar una amenaza. Hay amenazas reales: si te avisan que tu oficina se está incendiando, esta emoción te preparará para huir.

Pero cuando el medio es desproporcionado por hablar en público o hacer una cita de ventas, por poner dos ejemplos, significa que te ves a ti mismo inferior frente a los retos o problemas. O que las consecuencias de una decisión que tomes superan tu capacidad percibida de poderlas manejar adecuadamente. Y como efecto te inhibes, o peor aún, te paralizas cayendo en la inacción.

Recomendación: trabaja con tu autoestima. Fortalece tu auto concepto o imagen. Céntrate en tus talentos, no en tus defectos. Resultado: proyectarás un liderazgo fuerte, poderoso, proactivo.

3.Tristeza / depresión
Esta emoción te ayuda a prepararte a una pérdida significativa o asumir expectativas frustradas. Cuando es prolongada, significa que vives bajo constante insatisfacción laboral (o personal).

Recomendación: llora si no obtuviste el ascenso que tanto deseabas, si el proyecto que llevaste a cabo no dio los resultados planeados o si has visitado a 30 clientes y todos te dijeron que no.

Pero después agarra un pañuelo, seca tus lágrimas, libera el dolor que esto te causó, de lo contrario empezarás a percibir al mundo lleno de amarguras y te paralizarás, haciendo más grave el problema.

Emprende un nuevo comienzo pero aplicando una fórmula diferente. No vuelvas a hacer lo mismo porque obtendrás los mismos resultados. Si se te dificulta este paso, pide ayuda. Resultado: reflejarás un liderazgo optimista y creativo.

4.Preocupación:
Permite concentrar todas tus capacidades y creatividad en la resolución de un reto o problema. Si constantemente estás preocupado, significa que percibes demasiadas situaciones o retos laborales o personales como circunstancias sobre las que no tienes influencia o control, por lo que lo más probable es que estés bajo constante estrés o ansiedad.

Recomendación: ante un reto o problema, tómate un tiempo para pensar en sus posibles causas y soluciones. Define bien tu estrategia y emprende los caminos requeridos que te dicten tu experiencia y sentido común.

Concéntrate en la realización de las acciones que decidiste. Aunque parezca contradictorio, te recomiendo que psicológicamente te liberes del resultado que esperas.

Éste llegará a ti como resultado de las acciones que realices ahora, en otras palabras, quiero que entiendas que la calidad de lo que hagas en el presente configurará la calidad de tu futuro. Así que te conviene concentrarte en la acción actual ya que es sobre lo que tienes verdadero control.

Resultado: ejercerás un liderazgo sereno, libre y más creativo.


5.Apatía / desmotivación / desidia
Estas emociones tienen como función hacerte saber que te encuentras desconectado, que las tareas que realizas no tienen significado real para ti o que en el camino lo han dejado de tener.

También pueden estarte indicando que la meta a lograr la estés viendo o demasiado lejana o que requiere de ti muchísimo tiempo para conseguirla.

Recomendación: aprende a detectar ganancias personales en todo lo que emprendas. No significa que te vuelvas un interesado. Simplemente tienes aprender a buscar motivos personales que te generen el entusiasmo que necesitas para realizar tus tareas.

Si la meta o el resultado final a lograr lo ves muy lejano o muy difícil de conseguir, ponte metas alcanzables en el corto plazo cuya suma te lleven al resultado final que deseas.

Resultado: tu liderazgo será más energético y entusiasta. Estarás más motivado por estar consiguiendo resultados en el corto plazo aunque éstos sean pequeños. Proyectarás tu dinamismo a tu equipo de trabajo y empezarás a influir sobre ellos de manera sutil, con el ejemplo más que con las palabras.

6.Vergüenza.
Tiene como función señalarte que un comportamiento ha sido moralmente inaceptable. Esto es sano porque ayuda a poner límites en tu conducta evitando tomar lo que no te corresponde o lo que no te has ganado.

Sin embargo, existe lo que llamo yo la “vergüenza psicológica”, es aquella que no está justificada que la sientas.

En la vida laboral se proyecta sintiéndote inferior para dar instrucciones a tu equipo o, lo que es peor, generas miedo al éxito: te boicoteas, te apena destacar, abandonas tu proyecto cuando estás a punto de lograrlo y “pateas” inconscientemente todo lo que te acerque a la victoria.

Lo que sucede en el fondo es que no te sientes merecedor de los dones y regalos que la vida tiene preparados para ti, por lo que se te dificulta atraer la abundancia, la prosperidad y el éxito a tu vida.

Recomendación: trabaja en fortalecer tu autoestima, la aceptación de ti mismo y expande tu sentido de merecimiento.

Resultado: ejercerás un liderazgo firme, serás más visible y estarás dispuesto a asumir retos con más seguridad en ti mismo. Esto te hará destacar y atraerás mayores oportunidades de triunfar.

El que persevera alcanza. Insisto: si necesitas ayuda para resolver cualquiera de estas situaciones, pídela. No te quedes estancado. No es la naturaleza de un líder ni de cualquier ser humano, sufrir la vida.

¡Utiliza tu inteligencia emocional y expande tus horizontes!

Leticia Barrios / www.LeticiaBarrios.com
Desarrollo de habilidades de liderazgo y motivación